Seleccionar página

IRIS PETRONILA RÍOS DERAMOND, DESCANSA EN PAZ

Ex funcionaria del hospital de Purén

El 07 de febrero, a los 64 años de edad,  la ex funcionaria  del hospital de Purén y luego  de soportar  una enfermedad por 12 años, 8 de los cuales postrada en su hogar, falleció  IRIS  PETRONILA RÍOS DERAMOND(QEPD)

Era la tercera de siete hermanos del matrimonio  Alfredo Ríos
y Escilda Deramond Carrasco.  En su infancia  estudió en la escuela rural que dirigía su madre  y luego en la Escuela  Superior de Niñas de Purén
La continuación e sus estudios fue en  el Liceo Fiscal de Talcahuano.
Profesionalmente  se desempeñó en  el hospital de Purén como paramédico, en Estadística y  Laboratorio.
 Sus familiares más cercanos  a su hogar, especialmente  desde su estado de postrada, le  visitaban  y le atendían diariamente, especialmente  su padre de  94 años. entregándole cada uno,  la calmasuficiente para poder sobrellevar la maldita enfermedad que padecía.
En sus años  vitales se destacó siempre  haciendo obras sociales a ancianos y personas, especialmente  los que se  encontraban enfermas
 A mi hermanita fallecida. No sé por qué te escribo, el corazón me empuja a hacerlo aún con  la certeza de que jamás recibiré respuesta. ¿Cómo…..,  cuando ya no puedo
mirarte y sé que fuiste  un  ser tan frágil yhermoso?
 
 Me  congojo pensando en los sueños que dejaste a medio camino y en todo lo que hiciste por los demás. Amaste la vida, tanto que fuiste capaz de perdonar aún a los más crueles, Cuántas vivencias y cuántas más podríamos haber tenido, si  tu enfermedad  no te hubiera llegado  a tan temprano edad.
 
 Lamento haber incurrido en tantos silencios, haberme guardado tantas cosas. Pero si recuerdo haberte dicho muchas veces que te  amaba. Cortejaste la vida, pero no  tuviste  la energía  necesarios para luchar y vencer los obstáculos. Cada día te fuiste apagando como un cirio, Fuiste para todos  un árbol generoso, debajo del cual nos cobijábamos los débiles, los heridos, los quebrados y los  lastimados  del  alma.

Tú te quedaste dormida, con ese sueño del que nadie despierta, tan dormida, que incluso a la muerte le dio pena despertarte y mandó a un ángel para llevarte hasta el lucero más alto del alba donde Dios Todopoderoso te  esperaba con un jardín florido y te recibiría con los brazos abierto nuestra madre, que se fue primero a prepararnos el camino para que no tengamos miedo de partir.
 
¡Cuánto te extraño, querida hermana! Pero, tengo la esperanza de que, el día en que el tren de mi vida llegue a su última estación,  ustedes me estarán esperando en ese lucero del alba que tantas noches y mañanas nos iluminó la vida. Verte morir  como una lucerna fue un ejemplo, pero más aún lo fue verte partir con tanta dignidad, que nos hiciste sentir vergüenza por nuestras debilidades.

Escribo esta carta obedeciendo a un vano deseo de comunicarme. Sé que pretendo
enviar mi mensaje a través de unas líneas muertas, pero ¿qué puedo hacer
con el silencio que ahora revienta en palabras? Esta extraña fe mía, más
deseada que sentida, me permite albergar el anhelo de que mi mensaje vague por
el universo silencioso y que tal vez, sólo tal vez, en algún punto del trayecto
el estallido de mi silencio, el dolor de los abrazos no dados, puedan irradiar
luz y calor. Quizás donde tú estés puedas reconocerlos y con tu comprensión de
siempre los recojas y los guardes contigo.
 
Pero no puedo terminar mi carta sin ante decirte que si hubo un hombre que te amo completamente como se ama a un ser tan débil, frágil a su hija , Iris, ese, ese fue tu padre, muestro papá que cotidianamente te recuerda y puedo imaginar tu mirada tan profunda  y callada la que por siempre se quedara entre nosotros y ese ángel que se fue contigo.-
 “Gracias por haber sido mi hermana”.  Descansa en paz lucerito inmortal.
Escilda.-

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos

Aquí puedes anunciar con nosotros